Lumbalgia: Y nosotros como pacientes, ¿qué podemos hacer?

Lumbalgia: Y nosotros como pacientes, ¿qué podemos hacer?

Ya hemos visto que la lumbalgia puede tener un origen alejado de las lumbares como causa primaria que lo provoca y que es conveniente acudir a un profesional en columna pero eso no significa que por nuestro lado no haya nada que podamos hacer, al revés, tenemos un papel protagonista en nuestra recuperación. Ya que siempre es nuestro cuerpo el que se tiene que recuperar y regenerar  de todo lo que nos ocurre haremos todo lo posible por ayudarle:

  • Higiene postural: para la biomecánica de la columna es imprescindible mantenerse bien sentado y eso significa evitar los asientos blandos y cojines. Y para descansar tumbados la cama ya estaba inventada mucho antes que el sofá, así que éste último lo evitaremos totalmente.
  • Ejercicio físico: salvo en un cuadro agudo en el que en las primeras horas mantendremos reposo el ejercicio bien ejecutado es básico. También en la prevención de cualquier dolor de espalda ya que el cuerpo humano está diseñado para estar en movimiento por lo que el sedentarismo le hace un daño muy alto a muchos niveles, no sólo muscular.lumbalgia ejerc

Así que una gran alternativa quetenemos  es pedir ayuda a un monitor/entrenador experimentado para que nos guie con ejercicios adecuados a nuestra capacidad y circunstancias con las máximas garantías y resultados que notaremos muy rápido.

  • Alimentación óptima: desde luego controlar la dieta para mantener un peso adecuado es muy importante porque la columna no está diseñada para llevar una mochila con peso extra continuamente.  Por otro lado el aporte necesario de nutrientes es básico en muchos problemas músculo-esqueléticos en los que exista un componente inflamatorio y/o degenerativo.

Un ejemplo curioso para comprender esta relación es por ejemplo la “comida basura” que altera con las grasas trans y el azúcar nuestro intestino, provocándole un estado proinflamatorio crónico. Este estado le impide funcionar correctamente y absorber los nutrientes que tomamos en otras comidas, con el consiguiente déficit que sufrirán el resto de estructuras. Este déficit de nutrientes en el caso de minerales lo pagarán los huesos, que cederán al torrente sanguíneo parte del calcio y otros minerales que poseen para otras funciones más vitales, como por ejemplo el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Es decir, sacrifican su fortaleza ósea para que no nos falle el sistema nervioso pero el coste en este caso se llamaría osteoporosis.

Por tanto, si nuestra lumbalgia tiene un componente degenerativo alto, la dieta y complementación nutricional es un punto fuerte a tener en cuenta y mejorar.

 

Ahora ya tenemos unos cuantos puntos a desarrollar, ¿y tú? ¿Conoces alguna otra medida interesante para mejorar o prevenir el dolor lumbar?

Sin comentarios.

Escribir un Comentario